Sistemas operativos ¿Cómo he acabado aquí? (I)

En esta entrada, vamos a seguir hablando de historia, pero no nos vamos a ir lejos en el tiempo, vamos a hablar de la pequeña historia de algunos sistemas operativos.

Un sistema operativo es, gracias Wikipedia, un programa o conjunto de programas de un sistema informático que gestiona los recursos de hardware y provee servicios a los programas de aplicación, ejecutándose en modo privilegiado respecto de los restantes. Para los no informáticos y que me perdonen éstos, es el programa que se inicia cuando encendemos nuestro aparato y lo hace funcionar, sea un ordenador, una tableta, un móvil etc. Hoy en día casi cualquier aparato lleva un miniordenador en su interior, así que los sistemas operativos nos rodean y, quizá algún día, nos dominen.

Normalmente un sistema operativo se diseña para algún cacharro concreto, pero como tantas veces ocurre, la vida da muchas vueltas y nunca se sabe en qué aparato puede acabar metido. Y precisamente de esto vamos a hablar

En el año 2005, Google decidió ir de compras y adquirir una pequeña empresa que estaba desarrollando un sistema operativo para móviles basado en Linux. La idea era competir con la exitosas “Blackberrys”. Cuando ya estaba casi listo, apareció el Iphone y lo cambió todo. Provocó tal terremoto en el mercado que en unos pocos años, los reyes del mismo, han desaparecido, como Nokia, o su cuota de mercado es ínfima, como la propia Blackberry. Google reaccionó rápido y sus ingenieros rediseñaron el sistema para adaptarlo a las pantallas táctiles. Finalmente, en octubre del 2008 se lanzó el primer móvil con Android, el HTC Dream, también conocido como T-Mobile G1. Desde entonces, la progresión del androide ha sido espectacular. No sólo domina el mundo de los móviles, con una cuota de mercado abrumadora, en España está en el entorno del 90%, sino que ya podemos encontrarlo en casi cualquier aparatito gracias a que se trata, más o menos, de software libre.

  • QNX:
    • Empezó en los ordenadores del Gobierno de Ontario (Canadá) y maquinaria industrial.
    • Acabó en los móviles y tabletas Blackberry y en coches.

Como comentamos anteriormente, los días de gloria de Blackberry empezaron a marchitarse cuando apareció el Iphone y los móviles Android. Con el fin de resurgir cual ave Fénix, Blackberry compró QNX en 2010, para diseñar sobre su base su nuevo sistema operativo capaz de plantar cara a Android y iOS (el sistema operativo del Iphone). Tres años más tarde, se presentó el nuevo sistema operativo Blackberry 10, con gran éxito de crítica, pero no de público, de momento las ventas no acompañan. Una vez más se demuestra que tener un buen producto, no garantiza el éxito comercial. Blackberry languidece, pero su QNX se convierte, curiosamente, en el sistema operativo de los Ford y en la solución de Apple (CarPlay) para poder interactuar con el Iphone desde la pantalla del salpicadero del coche.

Blackberry puede también sentirse orgullosa de que Obama y Merkel usan uno de sus dispositivos para garantizar la confidencialidad de sus comunicaciones.

De momento, lo dejamos aquí. Habrá más entregas sobre este tema más adelante, pero como una buena canción punk y como dice el dicho, lo breve si bueno, dos veces bueno.

88x31

Anuncios

One thought on “Sistemas operativos ¿Cómo he acabado aquí? (I)

  1. Interesante tema y que daría para un post completo la caída de un gigante como Nokia líder indiscutible en menos de un año por no haber sabido moverse con rapidezuna vez Apple tumbó el mercado, adaptación o muerte, si cuadricumerkel usa bb es que QNX es robusto como el roble!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s