Ciao, Tschüss!

Rondan por mi cabeza palabras en diferentes lenguas entre las que encuentro similitudes que me resultan llamativas. Quizá son fruto de la casualidad, de la influencia y préstamos de unas lenguas a otras o del mismo modo de ver una realidad por parte de familias de hablantes.
Voy con dos ejemplos sobre los que he estado indagando:

– El soborno en alemán y en español:
En alemán, sobornar se dice “bestechen” (pronunciado aproximadamente “bestéjen”) y soborno: “Bestechung” (pronúnciese “bestéjung”). En principio, nada que ver con el español.
Bestechen se compone de dos partes:
a) el prefijo alemán “be” y
b) el verbo “stechen”.
La preposición “be” sirve en alemán para hacer a un verbo intransitivo transitivo y al mismo tiempo, modula el significado del verbo dándole un matiz semántico de causa u origen. Un verbo intransitivo, al que le colocamos un “be” delante, requiere de un complemento u objeto directo que, como tal, siempre se declina en acusativo.
El verbo “stechen” significa picar, mordicar, punzar, morder.
En español, especialmente en Méjico, al soborno se le conoce como mordida, es decir, tanto en alemán como en español, la idea de soborno nos remite a la misma metáfora.

-Los saludos y despedidas:
El saludo en italiano más popular en todo el mundo es “ciao”, que al contrario de lo que mucha gente cree, no significa sólo adiós, sino también hola.
En alemán, la despedida más conocida es “Aufwiedersehen”, cuya traducción más apegada a la literalidad sería hasta la vista.
Sin embargo, así como “ciao” está en la boca de todos los italianos continuamente, “Aufwiedersehen” no se usa tanto, ya que compite con el muy popular “Tschüss” (pronunciése aproximadamente “tchiuss” o mejor escúchelo aquí). Tanto “ciao” como “Tschüss” tienen una pronunciación parecida, por lo que me puse a buscar el origen de ambas palabras con el fin de hallar esa relación entre ambas. Sin embargo, parece ser que no la hay.
“Ciao” proviene de la contracción de un saludo del dialecto véneto (Venecia): “s’ciàvo vostro” (esclavo vuestro), con un sentido similar al “póngame a los pies de su señora”.
El origen de “Tschüss” es más incierto y hay tres teorías:
a) Los puertos de las ciudades de la Liga Hanseática Hamburgo y Bremen, tenían intensos intercambios comerciales con marineros neeerlandeses que se despedían con la palabra “atjüs”, que a su vez provenía del portugués “adeus” o de nuestro español adiós.
b) Proveniente del valón (lengua latina belga) “adjuus”, de donde, por proximidad geográfica, pasó al alemán.
c) Hugonotes (protestantes franceses) huidos de su país en el s. XVII y asentados en Bremen y, en el barrio de Hamburgo, Altona, trajeron consigo una variedad dialectal del francés en la cual “adieu” pasó a “atschüs”.

Retornando a “ciao” y su origen en “ s’ciàvo vostro”, me viene a la memoria que, en Alemania, sobre todo en el Sur, y Austria, así como en países del antiguo Imperio Austriaco (Eslovaquia, Hungría, Eslovenia etc.) usan como saludo “Servus”, palabra latina que significa sirviente o criado. El sentido y origen de “Servus” como saludo es el “para servirle a Vd.”, que en español decimos después de presentarnos, aunque actualmente es, más bien, un arcaísmo.

En conclusión, no hay relación alguna entre “ciao” y “Tschüss” como intuía. Al menos he encontrado cierta relación semántica entre “Ciao” y “Servus”. Menos da una piedra.

Anuncios

2 thoughts on “Ciao, Tschüss!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s