Las banderas de España

En estos últimos días no hay diario que no hable de una polémica con unas banderas, así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, vamos a hablar de unas banderas más respetables y , al modo del ficticio programa “Fun with flags” de Sheldon Cooper, repasamos algunas de las banderas de la historia de España.

El 25 de septiembre de 1506 murió en Burgos Felipe I de Castilla, más conocido como Felipe “El Hermoso”. Felipe, primogénito de María de Borgoña y de Maximiliano I de Habsburgo, se casó con Juana I de Castilla, más conocida como Juana La Loca. Más allá de la recomendación de no beber agua muy fría tras un ejercicio intenso, poco nos dejó Felipe. Aunque bien pensado, nos dejó su bandera, la Cruz de Borgoña, que pasó a ser el estandarte de los ejércitos españoles

750px-bandera_cruz_de_borgoc3b1a_1-svg

hasta la adopción de la actual rojigualda en 1843. La bandera representa las astas de San Andrés, patrón de Borgoña, siendo los salientes de las aspas, la representación de los nudos de la madera. Según cuenta la leyenda, San Andrés fue crucificado, pero no quiso, por respeto a Jesucristo, que se le crucificara de la misma manera, así que se hizo en aspa.

Las aspas de San Andrés se encuentran representadas en muchas otras banderas:

La bandera asignada en 1845 a la provincia marítima de La Coruña  era la cruz de San Andrés azul sobre fondo blanco. Sin embargo, en 1891, la marina rusa protestó ante las autoridades españolas pues su pabellón de guerra era idéntico. España accedió y se le quitó un aspa. Cabe señalar que la actual bandera de Galicia no es más que la bandera de la provincia marítima de La Coruña.

La actual bandera de España, en sus colores, fue adoptada en 1785 como bandera de la Armada Naval tras un concurso convocado por Carlos III. La motivación para la adopción de estos colores es, en las propias palabras de Carlos III:

“…evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la Bandera Nacional de que usa Mi Armada Naval y demás Embarcaciones Españolas, equivocándose a largas distancias ó con vientos calmosos con la de otras Naciones…”.

Es decir, colores llamativos para que, a lo lejos, se distinga claramente al buque español.

Como hemos dicho antes, esta bandera naval, pasó a ser la de la Nación y de todo el Ejército en 1843 reinando Isabel II.

La conocida como bandera republicana, más bien bandera de la II República, ya que en la I República se mantuvo vigente la bicolor, tiene un origen bien curioso. El movimiento intelectual y político prorepublicano había observado que la bandera nacional bicolor representaba únicamente los colores del antiguo Reino de Aragón (Aragón, Valencia, Cataluña y Baleares), dejando fuera a Castilla,”nervio de España”, cuyo pendón había sido un castillo amarillo sobre fondo morado. Esta bandera púrpura era la tradicional e histórica de Castilla y estandarte usado por los comuneros en su levantamiento contra Carlos I.

Pero el morado nunca fue el color de Castilla. Es cierto que ningún ordenamiento reguló los colores de la bandera de Castilla, pero el pendón castellano siempre tuvo un fondo que osciló entre el rojo o gules y el carmesí, pero nunca morado o púrpura. Un error histórico grave al que quizá contribuyó una sociedad secreta pseudomasónica  nacida en 1821 conocida como Los hijos de Padilla. Quizá todo parta de miembro daltónico de esta sociedad.

El propio decreto de 1931 que regula la bandera tricolor como enseña nacional insiste en el error:

“…De ella se conservan los dos colores y se le añade un tercero, que la tradición admite por insignia de una región ilustre, nervio de la nacionalidad, con lo que el emblema de la República, así formado, resume más acertadamente la armonía de una gran España…”.

Como curiosidad, no fue en Castilla donde se izó por primera vez la bandera tricolor en un edificio oficial, sino en Eibar (Vizcaya).

Al contrario de lo que se piensa, en el alzamiento militar que dio lugar a la Guerra Civil, no se usó por el bando nacional la bicolor desde el primer momento. Fueron los monárquicos y, sobre todo,  los carlistas navarros, quienes presionaron para la vuelta a la bicolor, hecho que se produjo un mes y medio del alzamiento.

Como hemos visto, la bandera que durante más tiempo ha representado a España ha sido la Cruz de Borgoña, siendo la bandera nacional actual bastante reciente en términos históricos. La tricolor es una derivación cuya fundamentación histórica es un dislate.