Religión y ascenso del nazismo en Alemania

El apoyo al NSDAP (siglas en alemán de Partido Nacional Socialista Obrero Alemán) fue desigual. Lo interesante en este caso es la correlación que encontramos entre el apoyo al NSDAP y la religión predominante en la zona, católica o protestante.

En las imágenes a continuación se muestra una correlación casi perfecta entre el porcentaje de apoyo al NSDAP y la religión mayoritaria en la zona. En esta primera imagen observamos el porcentaje de voto en las elecciones de 1932, que terminaron con el NSDAP en primer lugar tras un fuerte ascenso. En blanco, las zonas donde el NSDAP alcanzó hasta el 30% de los votos; en amarillo hasta el 40%; en naranja hasta el 50%; y en marrón por encima del  50%.

voto1933

En este otro mapa tenemos el porcentaje de población católica en la Alemania de 1925. En rojo tenemos las zonas donde más del 60% de la población es católica.

catolicos1925

 

Nota: mapas extraídos de http://www.thomas-folberth.de/Anteil-der-W.ae.hlerstimmen-der-Nazis-an-den-Katholiken-1932-d-.htm, a su vez tomados de la página católica: http://www.thomas-folberth.de/Anteil-der-W.ae.hlerstimmen-der-Nazis-an-den-Katholiken-1932-d-.htm

En el año 1925, Alemania tenía 62.410.619 millones de habitantes, de los cuales el 64% era protestante (unos 40 millones de personas), mientras que el 32% era católico (unos 20 millones de personas). A grandes rasgos, los católicos eran mayoría en el Sur y en el Oeste del país, mientras que los protestantes lo eran en el Centro, Norte y Este. Actualmente, la situación ha cambiado. Alemania cuenta con casi 82.000.000 millones de habitantes de los cuales un 60% se consideran cristianos, siendo la mayoría católicos, con casi un 30% y un 28% protestantes. El reparto de zonas entre católicos y protestantes sigue siendo el mismo que el comentado anteriormente. Es decir, a pesar de que Alemania es la cuna de Lutero, Roma se mantiene fuerte. Son Baviera (en el Sur) y Renania Palatinado (al Oeste) las dos únicas regiones de Alemania donde más del 50% de la población se declarara católica.

En cualquier caso, estos datos deben matizarse. Cuando una persona hace la declaración de la renta en Alemania, puede elegir entre dar dinero a la Iglesia católica, protestante o a ninguna. A diferencia de lo que ocurre en España donde el resultado de la declaración es el mismo se marque la casilla de la Iglesia católica u otros fines de interés social, en Alemania se paga más. No es extraño que muchos fieles, no se adscriban a ninguna confesión con el fin de ahorrarse un dinero. Además el dato lo he sacado de la Wikipedia que no es 100% fiable. En cualquier caso, la tendencia es clara: secularización de la sociedad, más acusado en las zonas protestantes que en las católicas.

Hitler, como todos sabemos, fue un soldado austriaco que luchó en el ejército alemán en la IGM. Educado, como no podía ser de otra manera, en el catolicismo, sus encontronazos con su profesor de religión en el colegio, le alejaron de la práctica religiosa.

El Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP por sus siglas en alemán) fue un partido nacido en Múnich, capital de Baviera que, como hemos dicho, era y es la región de Alemania con mayor número de católicos.

Hitler, por tanto, era culturalmente católico y el NSDAP fundado región católica de Alemania por excelencia (Ratzinger es bávaro).

Sin embargo, no fue en las zonas católicas donde más porcentaje de voto obtuvo el NSDAP, sino en las de mayoría protestante. Es decir, el NSDAP no fue profeta en su tierra. :

El porqué el electorado católico no apoyó tanto a Hitler como el protestante ha sido objeto de debate y no hay una respuesta clara a este asunto. No obstante, creo que todo parte de una cierta ligazón entre el nacionalismo alemán (y el pangermanismo asociado al mismo) y el protestantismo:

1- Lo primero que debemos de tener en cuenta es que Lutero fue alemán y los príncipes que le siguieron en su separación de Roma, buscaban, en el fondo, la independencia frente al Sacro Imperio más que una verdadera reforma espiritual frente a la corrompida Roma. Había realmente más de política que de religión, al menos entre los mandamases.

2- La potencia alemana que impulsó la creación de Alemania en 1871 (II Reich) fue Prusia, íntimamente protestante y, a menudo, enfrentada a la católica Austria. Austria era un Imperio muy diverso, multiétnico, que acogía en su interior a numerosos pueblos eslavos (checos, eslovacos, eslovenos, croatas etc.), germanos (los propios austriacos), latinos (rumanos, vénetos etc.) y otras minorías. Su nexo de unión fue la religión cristiana, y especialmente la católica, frente a los musulmanes del Imperio Otomano. Hitler, de hecho, detestaba Viena y su mosaico de etnias de diferentes zonas del Imperio y así lo expuso en Mi Lucha (“Mein Kampf” en el original en alemán). Prusia, si bien es cierto que acogía a algunos eslavos (polacos, por ejemplo), nunca tuvo esa vocación de Imperio multiétnico y su divisa fue la unión de los pueblos alemanes.

3- Los católicos tienen como jefe religioso al papa de Roma, es decir, un extranjero (casi todos los papas han sido italianos). Los protestantes suelen organizarse en torno a iglesias nacionales sin injerencias foraneas. Este hecho determina que los católicos tengan una visión del mundo más “internacionalista”, por llamarlo de algún modo.

4- El sustrato del nacionalismo alemán es el pangermanismo. Por pangermanismo entendemos la doctrina política que proclama la unión de todos los pueblos alemanes (sajones, bávaros, austriacos, renanos etc.). Al igual que existe una identificación entre el anglicanismo, el nacionalismo británico y la casa real británica, existía una identificación entre el nacionalismo alemán y el protestantismo, así como la idea de que el catolicismo se oponía a la unión de todos los pueblos alemanes.

Max Weber, sociólogo y autor de La ética protestante y el espíritu del capitalismo fue miembro de la Liga Pangermana (“Alldeutscher Verband” en alemán), asociación que abandonó al no poder imponer en la misma su idea de cerrar la frontera a los trabajadores polacos del campo (temporeros).

Georg von Schönerer, político austriaco antisemita y pangermanista, proponía la conversión de Austria al protestantismo a través del Movimiento Rompamos con Roma (traducción libre mía, en alemán “Los von Rom Bewegung”).

Ejercicio de ucronismo ¿hubiera habido nazismo si no hubiera existido Lutero?

Anuncios